APRENDIZAJE COLABORATIVO Y COOPERATIVO

 

Diferencias entre el paradigma de aprendizaje cooperativo y aprendizaje colaborativo En la literatura aparece reiteradamente el término aprendizaje colaborativo vs. cooperativo. Aunque algunos autores tienden a homologarlos, existen diferencias entre ambos básicamente porque el aprendizaje colaborativo responde al enfoque sociocultural y el aprendizaje cooperativo a la vertiente Piagetiana del constructivismo. Las diferencias esenciales entre estos dos procesos de aprendizaje es que en el primero los alumnos son quienes diseñan su estructura de interacciones y mantienen el control sobre las diferentes decisiones que repercuten en su aprendizaje, mientras que en el segundo, es el profesor quien diseña y mantiene casi por completo el control en la estructura de interacciones y de los resultados que se han de obtener (Panitz, 2001).

 

Se tiende a utilizar como sinónimos lo colaborativo y lo cooperativo para significar los procesos de trabajos al interior de un grupo. No obstante, muchos autores distinguen diferencias importantes que usted como diseñador debe tener en cuenta al optar por uno u otro. Habitualmente se dice que los grupos colaborativos y cooperativos trabajan con miras a lograr un objetivo común o compartido. Sin embargo, este objetivo compartido tiene diferencias:
• La cooperación reposa sobre la distribución de tareas y responsabilidades al interior de un grupo por alcanzar un objetivo.
• La colaboración, por su parte, quiere que cada miembro, de manera individual sea responsable de alcanzar un objetivo. Los trabajos de grupo tienen por función ayudar a los miembros a alcanzar su objetivo. Todos toman parte de manera voluntaria y espontánea, y las contribuciones son en la misma medida en que cada uno está dispuesto a dar.
La elección de una tarea cooperativa se hace en función de la edad y la madurez del estudiante. En efecto, esta estrategia se adapta mejor a aquellos estudiantes que no han adquirido una madurez cognitiva todavía y que no manejan un repertorio amplio de estrategias de aprendizaje y, por ello, son menos autónomos.
De esta forma, en un método cooperativo el grupo trabaja por un objetivo común y el resultado es evaluado de manera grupal. Asimismo, el formador o profesor tiene más control sobre el aprendizaje, sin embargo, este control se ejerce de manera que permita el desarrollo gradual de las habilidades colaborativas del aprendiz y estimule su autonomía. En este contexto, el aprendizaje cooperativo tiene dos fines, por una parte, el aprendizaje de un contenido a través de un producto determinado y, por otra,la autonomía creciente del estudiante.
Por su parte, en un método colaborativo tanto los productos como la evaluación son individuales. La tarea colaborativa contrariamente a la cooperativa, no es distribuida entre los participantes, sino que se compone de actividades de exploración de contenido, elaboración de representaciones y comunicaciones de ideas y de conocimientos. Estas actividades no son todas realizadas en grupo y por el grupo, necesariamente, como en el caso de la cooperación y aunque parezca paradójico, la realización de la tarea colaborativa se articula ante todo en torno a un proceso individual.
La interdependencia, por otro lado, es fundamental al interior del grupo para la realización de la tarea. En el método cooperativo, la interdependencia entre los estudiantes es poderosa, puesto que la contribución de unos adquiere sentido en la medida en que es completada por el trabajo de otros. Así, la complementariedad de tareas y su estrecha coordinación crea un efecto de dependencia recíproca.
El método de colaboración, por su parte, valora una interdependencia de carácter asociativo, es decir, lo realmente importante de estar juntos para cada miembro es poner en común sus ideas, hacerlo parte de sus logros y encontrar en el grupo inspiración y apoyo.
En ambos casos, la interdependencia positiva debe ser animada de tal suerte que cada uno descubra el valor de los otros. Como diseñadores de instrucción debemos prever actividades que favorezcan y faciliten los contactos sociales, el desarrollo del sentido de pertenencia y que estimulen a cada integrante a involucrarse en el grupo.
Con todo, es necesario señalar que la cooperación y la colaboración se sitúan en un continuo y en la medida en que el estudiante puede desarrollar en forma progresiva aquellas habilidades que le permiten tomar cada vez más decisiones y hacerse más responsable frente a sus aprendizajes (cuestión que es posible promocionar a través de un aprendizaje cooperativo) es también más capaz de trabajar en colaboración, de interrelacionarse e interactuar con el grupo en donde tendrá un espacio que le brindará una rica fuente de información y le ayudará a realizar sus aprendizajes de una manera más autónoma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: